>
(0 votes)

Pinceladas deportivas

Arquímedes Romo Pérez Enero 18, 2020

Todos los amantes del juego ciencia en el mundo conocen al maestro cubano José Raúl Capablanca, como uno de los más importantes trebejistas del orbe en todos los tiempos, pero lo que muchos aficionados desconocen es que esta gran estrella del deporte cubano se inserta en el juego ciencia con apenas siete años.

Cuando Capablanca  cuenta con 14 años de edad, exactamente el 18 de Enero de 1900, efectúa una “partida viviente” en el teatro “Luisa” de Cienfuegos.

Entre los numeritos menos divulgados del béisbol de la provincia de Ciego de Ávila, están los acumulados por el camarero Mario Vega, quien a lo largo de dos temporadas se mantiene con promedio inmaculado de errores, sin embargo, “Mayito”, quien en los últimos años se desempeña como auxiliar de Roger, entra en la historia de nuestros clásicos también por su bateo. Por ejemplo, el 16 de Enero del 2005, frente al lanzador Yliesky González, del equipo Habana  y en el estadio “José Ramón Cepero”, se convirte en el segundo bateador de esta provincia en conectar más de mil hits en series nacionales.

Actualmente los comentaristas que cubren las trasmisiones de la pelota cubana, tanto por la radio como por la TV y la prensa plana, se horrorizan cuando un equipo comete cinco errores en un partido. Ciertamente son muchas las pifias para estos tiempos, pero no es nada cuando lo comparamos con el vigente récord nacional de errores en un juego. El mismo se establece el 21 de Enero de 1883, cuando se cometen 60 errores en un juego entre los equipos Caridad (39) y Ultimatum (21).

Pese a que Ciego de Avila es una de las provincias jóvenes de Cuba, ya tiene historia en el deporte  especialmente en el béisbol. Muchos son los atletas de este territorio que brillan en los clásicos nacionales cubanos desde la instauración de la pelota revolucionaria y muchos los resultados importantes conseguidos por sus atletas. Hoy recordamos lo ocurrido el 22 de Enero de 1972, cuando el lanzador derecho del municipio Venezuela, Lázaro Santana, vestido con el uniforme de los Granjeros camagüeyanos, rubrica una verdadera hazaña desde el montículo, al retirar por su orden, sin que nadie alcance la inicial, a 29 bateadores. Lo verdaderamente inverosímil es que con esta tremenda actuación, nunca igualada en nuestra pelota, Lázaro no obtiene la victoria.

Otro deporte en el que Morón tiene historia es el Baloncesto, disciplina que ingresa en la ciudad a través de las sociedades elitistas y especialmente del  Liceo, donde se constituye el primer equipo y donde se celebra el primer partido entre quintetos de Santa Clara y Morón. Pero esta manifestación deportiva se extiende a otros placeres fuera del Liceo a través del Instituto de Segunda Enseñanza, que acondiciona una cancha en  Martí entre Felipe Poey y Carlos Manuel de Céspedes, la cual se inaugura oficialmente el 19 de Enero de 1939, con un partido correspondiente al Campeonato Nacional Inter-Institutos.

Y rápidamente pasamos a otra curiosidad deportiva de la ciudad del Gallo. Y lo calificamos de curioso porque en la actualidad son muy escasos los “moroneros” que conocen de esta historia. El día 22 de Enero de 1891, concluye la construcción en lo que hoy es la calle Martí, entre Máximo Gómez y Salomé Machado, de una Plaza de Toros,  por iniciativa del comerciante español Agustín Arnaiz, para insertarse originalmente en las celebraciones del Día de la Candelaria, patrona de Morón, con una “buena corrida de toros”.

Y la última rápida nos llega del béisbol, porque el 28 de Enero de 1968, en el Estadio Latinoamericano de la  capital, el jardinero del equipo Industriales Raúl Reyes, en día de ensueño, conecta tres cuadrangulares frente a los lanzadores de Azucareros. Lo más interesante es que Reyes pega dos con las bases  llenas y uno con dos en circulación, para lograr una producción de once carreras impulsadas, récord vigente en la pelota cubana.

Read 154 times Last modified on Sábado, 18 Enero 2020 01:08

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Registro