>
(0 votes)

Rafael Morales, fundador de Radio Morón

Arquímedes Romo Pérez Noviembre 11, 2019

Cuando la emisora CMJX Radio Morón sale al aire el 19 de Noviembre de 1949 tiene una reducida plantilla  de talentos artísticos formados empíricamente que se lanzan a la aventura de poner en el  éter una señal identificadora de la aislada ciudad. Lo hacen  como protagonistas de una aventura, como  actores de la realización de un sueño  que les permite medir posibilidades con la firme convicción del éxito. Todos carecen de experiencia pero ninguno desestima la oportunidad.

En el reducido grupo fundacional creado por el doctor Castellanos en su condición de director, no hay un profesional de la radio, de los seis emplantillados Rafael (Chicho) Morales es el de menor nivel cultural pero el más conocedor del medio, dados sus vínculos con la actividad festivo-cultural que le facilita el contacto con el micrófono, las presentaciones artísticas de la localidad y la realización sin guiones , todo lo cual le permite manejar herramientas desconocidas para los demás integrantes del colectivo.

Estas habilidades hacen que con la salida al aire de la emisora se convierta en el presentador por excelencia, por lo que se desempeña como locutor de los programas en vivo, especialmente los de género campesino, perfil que conoce y domina perfectamente por su participación, desde la adolescencia, en las fiestas y guateques que son  tradicionales en la ciudad y sus alrededores. Es conocedor de todos los repentistas y trovadores de la localidad y facilitador del ingreso de los mismos al novedoso medio.

La X inaugurada en plena etapa monopolista de la radio, mantiene, sin embargo, rasgos  y técnicas artesanales, al no existir directores de programas, productores, redacción, guiones o libretos; todo se hace de manera improvisada y toda la programación se sustenta en música por música con mensajes comerciales intercalados, mientras que los dos noticiarios se cubren con noticias publicadas en la prensa escrita, comentarios improvisados del Director del medio y anuncios.

En este caldo de cultivo hay un amplio espacio para la creación por lo que Morales, buen improvisador y poseedor de una gran imaginación creadora, se apoya en la popularidad que  tiene la música mexicana  y se lanza con el programa “En una esquina de México” el  que, como todos los demás espacios de la parrilla se cubre con música y saludos, pero en este caso el conductor no solo anima y dirige sino que se convierte en protagonista al asumir el rol de un “puro charro” que con su marcado acento nacional difunde los valores culturales  de su patria.

El programa adquiere una gran audiencia  al igual que ocurre con “Melodías del plata” espacio vespertino en el cual Chicho asume la dirección y conducción, con la divulgación de la música típica argentina, el Tango, entonces en boga y, sin dudas, un género tradicionalmente  pegado al gusto del oyente cubano. En este caso también se desdobla en actor y conduce el programa al estilo de un locutor argentino, utilizando matices entonacionales que logra tras poner  a funcionar  su imaginación y estudiar  la proyección oral  de ese país mediante  las cintas cinematográficas que aquí se exhiben.

Pese a que el nivel cultural no le favorece brilla en algo tan difícil como la improvisación y con dominio absoluto del género conduce y anima los programas  “Meridiano Campesino” y “Tomando Hatuey” ,que con repentistas de la localidad se convierten diariamente en importantes opciones culturales disfrutadas por un público que colma las setenta lunetas del estudio teatro de la emisora, especialmente campesinos, agricultores, familias del campo que sienten gran atracción por el género y los protagonistas.

Pese a su labor creativa, verdaderamente artística, que se va mucho más allá de lo que debe ser la conducción de un programa musical, Rafael Morales es un artista popular, imaginativo, dinámico, con ideas  originales tan importantes que le permiten dirigir y conducir un programa humorístico de gran relevancia  y complejidad en la parrilla de la época como es “La Jamaiquina Billetera”, espacio de crítica social en el cual es la contrafigura  que sustenta el punto de vista que debe cumplir el actor Sergio Arrizabalaga,sin contar con guión.

Desde la misma salida al aire de la X Morales es el locutor más conocido, más popular y más vinculado al pueblo que lo admira por su carácter extrovertido y jovial. Con el triunfo de la Revolución y el cambio administrativo operado en el medio, es uno de los maestros de la nueva generación  de radialistas intrépidos y  cuando el colectivo radial decide marchar al campo y  combinar la radio con la agricultura, él  se incorpora al sector de la construcción en la zona de desarrollo genético de Turiguanó donde es mejor remunerado.

Es el primer locutor colegiado que cuenta Radio Morón, integra la delegación del Colegio Nacional de Locutores de Ciego de Ávila, una de las primeras del interior de la Isla, y es el único representante de esta emisora que participa en la primera celebración del Día del Locutor celebrada en la hermana ciudad de la Trocha en 1952, con la presencia de los locutores de este territorio que se desempeñan en la capital.

Rafael Morales (Chicho), fundador de la X ,fallece tempranamente a causa de una penosa enfermedad y, como en otros muchos casos, deja una descendencia que se enrumba por los caminos del arte y que lo sustenta en el recuerdo: Alex, trovador y Larry, conocido  escritor e investigador histórico.

Read 160 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Registro