>
(0 votes)

De la historia beisbolera en Morón

Arquímedes Romo P Septiembre 11, 2018

Recortes de periódicos, anécdotas e historia, nos hacen retroceder en el tiempo y abundar en el béisbol arraigado en el territorio moronense, más que un pasatiempo como el deporte que llegó desde épocas lejanas para sembrar tradiciones.

Un amigo camagüeyano que escucha la CMIX en tiempo real , nos hace llegar una  nota encontrada en una publicación periódica moronense de los años cuarenta del pasado siglo, archivada en la Biblioteca Provincial “Julio Antonio Mella” de Camagüey, la cual recrea el resultado de un interesante encuentro de béisbol entre los equipos Instituto de Segunda Enseñanza de Morón, dirigido por el profesor René Morales Pazos, y el Deportivo Edén, bajo la dirección de Hipólito Padrón, reportado entonces  por este colaborador.

Visto así a la distancia que nos separa del hecho, poco significa, sin embargo, es válido apuntar que este partido forma parte de una serie de encuentros que celebran varios equipos campesinos de la pelota libre, protagonistas en el  gran auge alcanzado por el deporte nacional al calor de la poderosa Liga Interprovincial de  Amateurs de Cuba, con sede en Camagüey, y la consolidación de potentes novenas en todos los centrales azucareros del Término Municipal de Morón, organizadas por las propias empresas azucareras y en las cuales va el prestigio y  las potencialidades deportivas y económicas de las mismas.

En el partido de referencia, celebrado en los terrenos del Way ferroviario de Edén, se miden dos escuadras   realmente fuertes entre las incluidas en el movimiento de la pelota libre. El desafío finaliza  dos carreras por una favorable al Deportivo, con victoria para el lanzador Sergio (Liquida) García y derrota de Rolando (Parrita) Morales. Empatado  a una carrera  se  va al décimo capitulo y los recibidores dejan al campo a los estudiantes por bambinazo del receptor Cinecio  Ayllòn. Por los preuniversitarios abre  el zurdo Tomás Cantero que trabaja hasta la octava entrada y por los locales ocupa el box como abridor el derecho Raúl Hernández, sustituido por el ganador quien hasta ese momento  se desempeña como receptor.

El Instituto de Segunda Enseñanza de Morón, cuenta con un gran movimiento deportivo en el que resaltan los equipos de Baloncesto femenino y masculino; la excelente escuadra de Atletismo en la que aparecen varios talentos que más tarde brillan  en el firmamento nacional y un equipo de pelota que juega todo el año en el localidad y en toda la Isla, apoyado por una denominada Asociación de Amigos del Instituto, que creada por el profesor René Morales, agrupa a varios jóvenes atletas que, por razones económicas, no pueden matricular en la institución docente.

En la alineación presentada para el desafío de referencia, aparecen, entre otros, el inicialista Armando Ledòn,-recordada personalidad de la radio cubana-, Segundo Duque, Justo Marín, Iraido Itokazu, y los amigos del Instituto  “Cubiles” Almanza, Roberto Cubas, Tomás Centeno, “Tingo” Espinosa y Raúl Macías., mientras que en la nómina del Edén se incluyen Víctor Casamayor y Raúl Hernández, ambos integrantes de los “Caribes” de la Universidad de La Habana; el lanzador zurdo Mario Montalvo,  primer atleta negro que rompe la barrera racial en la Unión Atlética de Amateurs de Cuba, con el equipo  Deportivo Rosario, y Sergio García, joven pelotero que labora temporalmente en el Central Morón-Pina, que brilla como receptor y lanzador. Al triunfo de la Revolución, Sergio es el primer Director del INDER en Cienfuegos, tras integrar el equipo Marianao de la Liga Cubana profesional.

El Deportivo Edén es un buen equipo para la época, dispone de buena ofensiva, buen pitcheo y excelente defensa. Hipólito Padrón, el director, logra incorporar a la novena los mejores jugadores de la comarca, a partir de la base  que sustenta a Edén, como la capital del territorio, rodeada por comunidades como El Desengaño, Caracol, Saladrigas, Puya, Santa Bárbara y Delia. El poblado está cruzado por el  Ferrocarril del Norte de Cuba y a la estación local arriban trenes en subida o bajada cada dos horas aproximadamente, es el único lugar de la zona donde existe luz eléctrica, aquí limitan los barrios rurales “Coronel Hernández” y “ Simón Reyes”, las áreas cañeras de los centrales Patria y Morón-Pina y es el punto exacto donde se bifurcan las propiedades de los terratenientes Alfredo Campó y Pablo Pelegrin.

Edén cuenta además, con un bar, una cantina para la comercialización de vinos españoles, una carpintería, una escuela rural, una carnicería, una pequeña farmacia, una unidad especializada para el mantenimiento del ferrocarril, un kiosko en el no faltan los tragos ni el dominó, dos grandes talleres de mecánica para la atención a los equipos pesados y una valla para las peleas de gallos que dominicalmente reúne a galleros de diversos lugares del territorio.

En Edén, además del Deportivo, está en actividad un segundo equipo denominado “ Los Comandos”  que bajo la dirección de Avelino Casamayor, reúne a jóvenes jugadores de distintas comunidades que participan en el intenso movimiento de pelota libre que se genera en todo el Término Municipal y que alcanza su nivel más alto a partir de 1950 cuando, estimulado y organizado por el periodista Silvio Rodríguez Acosta, desde el programa radial “Los Deportes al día” de la CMJX, pone en funcionamiento la Liga Campesina de la Trocha, ambicioso proyecto que puede considerarse como verdadero ejemplo de masividad, al incluir  cincuenta equipos campesinos de Esmeralda, Ciego de Ávila y Morón.

En esta época la pelota campesina es rústica generalmente, los pinchos se sustituyen por los zapatos tennis, la pelota muchas veces está forrada con esparadrapo y los uniformes de los atletas se confeccionan, casi siempre, con sacos blancos de harina. Esta realidad contribuye a que Hipólito Padrón, el director, propietario de una tienda mixta en  la localidad, para quien el espectáculo deportivo genera ganancias, adquiera un juego de uniformes de excelencia, de fabricación industrial, tela de franela gris con letras, gorra y medias rojas; al pecho  el nombre  del equipo, a la espalda el número y en la manga izquierda un cigarrillo humeante. Sencillamente convence al proveedor quien le obsequia los uniformes, porque el nombre del equipo es una buena propaganda para los populares “Cigarros Edén”, muy demandados entonces.
 
Este potente conjunto que no alcanza  la Liga Campesina, está integrado por los receptores David Rodríguez, Isabel Gala y Cinecio Ayllòn; en el cuadro están Lidio León, Víctor Casamayor, Eliseo Padrón, Heriberto Pérez, Florencio García, Ernesto Zamora y Arnaldo (Kiko) García; en los jardines Carlos Brito, Berto Zamora, Arsenio Quesada y Conrado Ayllòn y los lanzadores Mario Montalvo, Arsenio Brito, Raúl Hernández, Sergio García, Ismael Pérez y Rolando Ayllòn. Son estos los jugadores que acceden a las primeras franelas  vestidas por peloteros campesinos en la comarca.

Aunque este recuento histórico se circunscribe  a un partido de béisbol considerado como excelente por la calidad de los equipos y el resultado del mismo, es válido señalar que el Deportivo Edén es uno más de los muchos considerados como fuertes que juegan pelota libre en los términos municipales de Ciego de Ávila, Esmeralda y Morón, algunos de ellos integrados por peloteros de los centrales azucareros. A la distancia de sesenta años se recuerdan, por la excelencia de sus jugadores, escuadras paralelas a las poderosas nóminas de sus respectivas unidades azucareras como Deportivo Muñiz, de Cunagua; “Buenos Aires” de Jaronù; “La 40 de Martinò” de Violeta; “Romanillo”, de Pina; “Santa Rosa” de Ciego de Ávila;”Colorado” de Baraguà; Central Patria; Central Velasco y el Deportivo Ranchuelo, formado en su casi totalidad por peloteros de “Adelaida” y Falla.

Read 65 times Last modified on Martes, 11 Septiembre 2018 11:52

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Registro